Archive for the ‘Mejor te lo cuento’ Category

Una historia

mayo 22, 2012

De pesca

marzo 1, 2011

Otra historia de amor

febrero 24, 2011

El único objetivo en la vida de Tomás Timidín era pasar desapercibido: en el colegio...

...¡y hasta en casa!

Un bien día llegó al cole una niña nueva... Elena Melenas.

Se enamoraron locamente. Fué un amor a primera vista, así que decidieron pasar el resto de sus vidas juntos...

... con Tomás oculto bajo la larga mata de pelo de Elena Melenas.

Yo sí compro pan

noviembre 25, 2009

Luis Amaro intentado guardar el pan de centeno que acaba de comprar.

Luis Amaro compra el pan y el periódico todas las mañanas.  Se pasea por el barrio durante un buen rato con el pan bajo el brazo, escrupulosamente envuelto en el periódico. Sólo quiere que los vecinos de su barrio piensen que es un tipo normal. Un tipo que compra todos los días el pan y el periódico. Cuando llega a casa se deshace del periódico y guarda el pan, intacto, en uno de sus muchos armarios empotrados, donde esconde miles de barras, vienas, panes integrales, baguettes y hasta colines . Y es que Luis Amaro odia el pan, pero como muy bien le dijo su madre hace ya muchos años: “Tirar el pan es pecado, Luis Amaro”.

Poeta

noviembre 22, 2009

Hoy, Juan Manuel está feliz

Juan Manuel es maquinista, pero cuando le preguntan: ¿Y tú qué eres, Juan Manuel? Él siempre contesta que es poeta. Comenzó su primer poema hace más de 20 años, pero aún no ha dado con la rima:

“Nubes blancas, sale el sol, suena el claxon…”

Esto le ha provocado muchas noches de insomnio, además de las mofas de sus amigos. Hoy Juan Manuel está feliz porque ha decidido que su poema será un haiku:

“Nubes blancas, sale el sol, suena el claxon”.

Nervioso, ya ha comenzado a pensar en el siguiente:

“Dulces gominolas son tus labios bañados en púrpura…”.

Canción triste de la calle de la Luna

noviembre 13, 2009
"Tengan cuidado ahí fuera", piensa para sí mismo al salir de casa

“Tengan cuidado ahí fuera”, se dice a sí mismo al salir de casa.

Odia el despertador. Cada día, su martilleo hace que se levante con un nudo en la garganta. Se asea despacio, con grandes pausas. La náusea le impide desayunar. “Tengan cuidado ahí fuera”, se dice a sí mismo al salir de casa. En el camino a la comisaría siempre recuerda lo que le movió a unirse al cuerpo: convertirse en un policía como los de las películas. ¡Nada más lejos de la realidad de las infinitas colas del DNI a las que se enfrenta cada día!

P.D: Para quien no lo sepa, en la calle de la Luna (Madrid) hay una triste comisaría en la que se hacen deneís.

El forastero

febrero 23, 2009
El forastero

El forastero

Mi madre me dice que cuando crezca seré médico, como mi abuelo. Pero yo le digo que no. Que yo no quiero ser médico para convertirme en un amargado viejo verde como él. Cuando le digo esto siempre me suelta una bofetada de aúpa, pero a mí no me importa. Yo lo que quiero es ser forastero. Sí, como esos de las pelis de vaqueros que llegan a un pueblo con una gabardina llena de polvo, botas de cowboy con espuelas que hacen mucho ruido y dos revólveres guapos a la cintura. A esos señores todo el mundo les respeta aunque tengan la cara sucia.


A %d blogueros les gusta esto: